MARIANO MIGUEL DE VAL

Publicado: septiembre 7, 2012 en Literatura
Etiquetas:

El 7 de agosto, fecha en que moría Francisco Carrasquer, se cumplió el centenario de otro aragonés -por más que nacido en Madrid- olvidado, a pesar de su trascendencia en la vida cultural española de la primera década del siglo XX y de su íntima relación con el mayor genio de las letras hispánicas de su tiempo, Rubén Darío. Un mes después, recupero la entrada sobre su figura que publiqué en mi Diccionario de Autores Contemporáneos (1885-2005), Diputación de Zaragoza-Gobierno de Aragón, 2010, pp.  1108-1110. 

VAL Y SAMOS, Mariano Miguel de, Madrid, 03-08-1875 / Madrid, 07-08-1912
Seudónimos: Franscisco Larrosa / Policronio / Martín de Samos

Fue el primogénito del matrimonio formado por un abogado de Morata de Jalón y una terrateniente natural de Lanjarón (Granada) y sobrino del prestigioso escritor y militar borjano Romualdo Nogués. Nació en Madrid pero pasó toda su vida entre la capital y Zaragoza, donde tenía casa en el número 6 del paseo de la Independencia. Casado con una sobrina suya, zaragozana, varios de sus hijos vinieron al mundo en la capital del Ebro. Además, disfrutaba de los veranos en su torre de San Miguel, ubicada en Morata. En distintos documentos se autoproclama aragonés y fueron muchas las empresas regionales en las que intervino.

Licenciado en Letras y Derecho por la Universidad Central, ejerció la abogacía pero, desde su época de estudiante, participó en la prensa y tuvo afición a los versos. Dirigió el zaragozano Diario de Avisos y, en Madrid, la revista Letras de Molde. También colaboró en Heraldo de Aragón, desde cuyas páginas apoyó el Modernismo, así como en varias de las publicaciones más importantes de su tiempo, como los diarios El Imparcial y El Liberal, y las revistas Nuevo Mundo, La Ilustración Española y Americana, La Ilustración Nacional, Vida Nueva y Por Esos Mundos. Fue un muy eficiente secretario y director del Ateneo madrileño, fundó la revista de esta institución, Ateneo, en la que dio entrada frecuente a temas y escritores aragoneses y publicó numerosas colaboraciones. También creó el sello editorial Biblioteca Ateneo, en el que se publicaron títulos como Poema de otoño de Darío. En 1910, impulsó la creación de una nueva Academia de la Poesía Española que, aunque apoyada por las instituciones, tuvo, como su inspirador, corta vida.

Pese a lo breve de su trayectoria, fue, sin duda, uno de los animadores más inquietos de un periodo cultural enormemente rico. Hombre de posibles, de reconocida probidad, emprendedor, con don de gentes y alta vocación literaria, alternó con los escritores, políticos y próceres más significados de su tiempo. Su firma estuvo presente en publicaciones allende el Atlántico y fue representante en España de la popularísima revista bonaerense Caras y Caretas. Tuvo excelentes relaciones con Amado Nervo y Rubén Darío, al que ayudó y con quien se carteó con frecuencia. El genio de Metapa le dedicó el “Poema del otoño” de sus Cantos de vida y esperanza (1905) y lo elogió cumplidamente. Como contrapartida, Mariano Miguel de Val fue secretario de la legación de Nicaragua, cuya sede se ubicaba en su propia casa de la calle de Serrano.

Sus libros son de muy difícil consecución. A pesar del calificativo de Artículos que acompaña a los títulos de sus primeras obras, éstas son conjuntos de narraciones breves, de carácter costumbrista, tal vez aparecidas en publicaciones periódicas con anterioridad. Beatriz de Val Arruebo, bisnieta de este autor y que prepara una tesis sobre él, ha descubierto que sus primeros títulos los publicó muy joven,  con el seudónimo de Francisco Larrosa. Vital Aza,  firmó una carta-prólogo en verso en Trompetazos y Prosa barata,está dedicado a su paisano Mariano de Cavia y contiene catorce cuentos de carácter costumbrista y no mala traza. Más significativa es su obra posterior. Calvo Carilla, que lo considera como uno de los más influyentes consolidadores del Modernismo en España y ha estudiado su obra, califica su primer poemario de “adolescente y confusamente heterogéneo” aunque encuentra en él “una moderna hipersensibilidad y una precoz artificiosidad lingüística”. La Edad dorada, ya decididamente modernista, es un amplio y variado exponente de temas de la época, a los que fue muy permeable. Por su parte, Policromías tiene un tono satírico-humorístico más cercano a otra consistente moda del momento: la copla, sobre la que el autor escribió con agudeza. Eduardo de Ory incluyó a Val en su antología, Musa Nueva (1908) y García Mercadal, en Cuentistas aragoneses en prosa (1910). También, es uno de los líricos aragoneses antologados por la colección Los Poetas en 1928. Es posible, sin embargo, que sus mayores aciertos se encuentren en sus críticas y ensayos literarios. Al morir, a consecuencia de un cáncer, dejó inéditos una novela, obras de teatro en colaboración con Pamplona Escudero y una colección de poemas.
                                                                              OBRAS

Borrones. Artículos (relatos, con el seudónimo de Francisco Larrosa), Zaragoza, Ramón Miedes, 1892.

Trompetazos. Artículos (relatos con el seudónimo de Francisco Larrosa), Zaragoza, Ramón Miedes, 1893.

Prosa barata. Cuentos de mi cosecha (con el seudónimo de Francisco Larrosa), Zaragoza, Ramón Miedes, 1893.

La docena del fraile. Artículos, cuentos y ripios (con el seudónimo de Francisco Larrosa), Zaragoza, Ramón Miedes, 1896.

Ensayos (poesía), Oñate (Guipúzcoa), Impr. de M. Raldúa, 1896.

La Edad Dorada (poesía), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1905.

Las dos luces (diálogo en verso), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1905.

La poesía del Quijote (discurso), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1905.

Los novelistas en el teatro (tentativas dramáticas de Doña Emilio Pardo Bazán), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1906.

Alfredo Vicenti, poeta (semblanza), Madrid, Ateneo, 1907.

Policromías (versos festivos, escenas, cuentos, letrillas satíricas; con el seudónimo de Policronio), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1907.

Teatro de Martín de Samos (incluye las adaptaciones de la obra de Espronceda El burlador de Salamanca y de la ópera El barbero de Sevilla) -con Adolfo Bonilla-, Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1908.

De lo bueno y de lo malo (críticas), Madrid, Imp. de Bernardo Rodríguez, 1909.
                                                   

                                                                        BIBLIOGRAFÍA

-ACÍN, José Luis y José Luis MELERO (eds.), Cuentos aragoneses, Palma de Mallorca, Olañeta, 1996, pp. 133-136.

-ÁLVAREZ, Dictino, Cartas de Rubén Darío. Epistolario inédito del poeta con sus amigos españoles, Madrid, Taurus, 1963.

-ARA TORRALBA, Juan Carlos, Arturo Zancada y Conchillos. La Ilustración Militar y La Ilustración Nacional, Huesca, IEA, 2007, p. 120.

-AZA, Vital, “Carta-Prólogo” a Trompetazos, Zaragoza, Ramón Miedes, 1893.

-BONILLA Y SAN MARTÍN, Adolfo, “Mariano Miguel de Val”, Ateneo tomo XIV, nº 2, agosto 1912.

-CALVO CARILLA, José Luis, El modernismo literario en Aragón, Zaragoza, IFC, 1989, pp. 135-139.

-, “La poesía modernista en Aragón”, El desierto sacudido. Actas del curso Poesía Aragonesa Contemporánea, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 1998, pp. 27-29.

-, Escritores aragoneses de los siglos XIX y XX, Zaragoza, REA, 2001, p. 160-161.

-CEJADOR Y FRAUCA, Julio, Historia de la lengua y la literatura castellanas, tomo XII, Madrid, Gredos, 1972, p. 170.

-DARÍO, Rubén, Todo al vuelo, Madrid, Renacimiento, 1912.

-DURÁN, José Antonio (ed.), Alfredo Vicenti, “el maestro” del periodismo español (Santiago, 1850-Madrid, 1916), Madrid, Asociación de la Prensa, 2001.

-LÓPEZ DE ZUAZO ALGAR, Antonio, Catálogo de periodistas españoles del siglo XX, Madrid, Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, 1981, p. 626.

-OLIVER BELMÁS, Antonio, Este otro Rubén Darío, Madrid, Taurus, 1963.

-PALAU Y DULCET, Antonio, Manual del librero hispanoamericano, tomo XXIV, Barcelona, Lib. Palau, 1972, p. 459.

-SÁINZ DE ROBLES, Federico Carlos, Ensayo de un diccionario de la literatura, vol. II, Madrid, Aguilar, 1964-1967, p. 1232.

-SEGURA DE LA GARMILLA, Ramón, Poetas españoles del siglo XX, Madrid, Lib. Fernando Fe, 1922, pp. 353-355.

-SIN AUTOR, Voz: “Val y Samos, Mariano Miguel de”, Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa, tomo LXVI, Barcelona, Espasa Calpe, 1928, pp. 433-434.

-VAL ARRUEBO, Beatriz de, “La Academia de la Poesía Española, un capítulo olvidado”, Abel Martín. Revista de Estudios sobre Antonio Machado, marzo 2009.

**********************************************************************

                                           Mariano Miguel de Val, junto a Pérez Galdós y un joven

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s