DE MALOS Y BUENOS USOS DEL CAPITAL: LUIS DE SANTÁNGEL

Publicado: septiembre 10, 2012 en Artículos
Etiquetas:, ,

En estos momentos están estrenando en la primera cadena de TVE una serie sobre Isabel la Católica. Desde que dejaron de escribirlas quienes sabían, soy poco adicto a las novelas históricas. No digamos a las series históricas cuyos personajes tienen cara de nada y hablan como en el supermercado o en el instituto. Por la publicidad, he visto que a Isabel la Católica la interpreta una muchacha con pinta de haberse escapado de un cuadro de Botticelli. Y no. No me la creo. A pesar de que, como es de rigor, intentaran favorecerla, a Isabel de Castilla la pintaron todos mofletuda, con papada y apunte de bozo. El cuadro más conocido es el atribuido a Juan de Flandes, que aquí se reproduce.

Aprovechando la ocasión, o tomando el rábano por las hojas, reproduzco este artículo, más o menos divulgativo, que publiqué recientemente en Aragón Digital, (1-4 de junio de 2012).

En estos tiempos de banqueros impúdicos, latrocinios feudales y usureros con título de economista, no estará de más, recordar la figura de Luis de Santángel, aunque sólo sea porque Aragón, una vez más, ha sido ingrato con otro de sus hijos y no tiene siquiera una calle que lo recuerde, lo que hace pensar en alguna clase de antisemitismo inconsciente.

Aunque valenciano, pertenecía a una antigua familia de judíos conversos darocenses y, como casi todos recordarán, fue quien adelantó algo más de un millón de maravedíes para que el viaje de Colón a las Indias Occidentales pudiera realizarse aunque todavía se pueda escuchar la absurda patraña de que fue la reina Isabel quien empeñara sus joyas para tal fin. Fue Santángel, Escribano de Ración o Notario mayor de la Corona de Aragón, quien, incluso, convenció a los reyes de que aceptaran las inusitadas pretensiones económicas del marino genovés, hombre, por cierto de gran avaricia mientras que don Luis, pese a ser escribano, no exigió ni siquiera recibo de su aportación, que, por cierto, poco tiempo después, le fue devuelta.

La codicia de Colón no se manifiesta tan sólo en las famosas y leoninas Capitulaciones, que, claro está, no se cumplieron, ya que los poderosos no tienen necesidad de respetar aquello que firman ya que nunca la ley cae sobre ellos sino, por ejemplo, en su pleito con Rodrigo de Triana. Los reyes habían acordado un premio de 10.000 maravedíes para el primero que divisara tierra. Como aprendimos de niños, a las dos de la madrugada del 12 de octubre, Rodrigo de Triana, que estaba de vigía en La Pinta, la más rápida de las carabelas, vislumbró las costas de Guanahaní, en las actuales Bahamas, y lanzó el grito de “¡Tierra!” más famoso de todos los tiempos. Pero Colón alegó después que la noche anterior él ya había visto luz en la costa y, como donde hay patrón no manda marinero, se apropió del monto. Rodrigo, aborrecido, se hundió en el África profunda y nunca jamás se supo de él.

Como tantas otras veces, eran malos tiempos para la sangre judía. La Inquisición, ávida de las riquezas del banquero, quiso echar el guante a Santángel pero Fernando el Católico lo protegió y le otorgó estatuto de limpieza de sangre, extensivo a sus descendientes. Don Luis de Santángel murió en 1498 y está enterrado en Valencia, donde sí tiene calle, monumento y se encuentra enterrado en el convento de Santo Domingo o, según otros, en  el Monasterio de la Trinidad.

Todo hubiera ido mejor si los mentores económicos de la Comunidad Valenciana, aparte de honrarle, hubieran tomado nota de sus buenas cualidades para la administración de la cosa pública.

Anuncios
comentarios
  1. autillo dice:

    muy de circunstancia… Lo comparto en Fesbú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s