MANUEL PÉREZ LIZANO. LA SALVACIÓN POR EL ARTE

Publicado: abril 28, 2016 en Prólogos
Etiquetas:

 

Pérez Lizano El azar erótico nos persigue

Prólogo a Manuel Pérez-Lizano, El azar erótico nos persigue (relatos), Zaragoza, Edicionres PR, 2016. 

Por supuesto que estoy de acuerdo con Auden en que la misión del educador es suscitar en el discípulo la mayor cantidad de neurosis que sea capaz de soportar y, como corolario, creo que, si la literatura se prohibiera, se escribiría mejor. Y que la crítica negativa es la que hace avanzar. Todos tenemos unas cuantas ideas y las vamos depositando por ahí como el demiurgo nos da a entender.

Cuando MPL me reveló que había empezado a escribir cuentos, sentí la tentación de disuadirlo. En los últimos años había tantos ciudadanos españoles convertidos de pronto en novelistas sin ningún motivo que los avalorara y, casi siempre, sin ninguna relevancia, que cualquier incremento se me antojaba gratuito. Pero Manolo ya era mayorcito para necesitar de mis consejos y, por otro lado, se le veía feliz con la nueva dedicación, así que opté por cerrar la boca e interesarme por sus perspectivas de publicación.

Como el destino es antojadizo, paradójico y circular, al cabo del tiempo me reencontré con esos cuentos que, sin haberlos leído, estuve a punto de recomendar que permanecieran velados:  Manolo me pedía un prólogo para ellos. Hace un quintal de años que lo había conocido en los bares, a vueltas con el arte y sus aledaños culturales y, tan cerca de ellos como es habitual, el alcohol, la amistad y las mujeres.

Pérez Lizano, Manuel

Bares y arte como contextos, alcohol y amigos como personajes y sexo como actividad cotidiana reaparecían en dichos relatos bajo una voz muy reconocible, fuera hombre o mujer el sujeto narrativo, como revelando la fidelidad del autor a sí mismo, la continuidad de su mundo y la proyección de su forma de vivirlo.

Porque lo cierto es que estos cuentos se parecen mucho entre sí y seguro que, si en el futuro me encuentro un texto narrativo sin firma y es de MPL, voy a reconocerlo en la primera línea. Es decir, hay un estilo propio y reconocible, un claro manierismo, sin que este sustantivo implique nada positivo ni negativo.

Lo primero que llama la atención es que todos los relatos están escritos en un presente continuo, intensificado por la omnipresencia de la primera persona y el modo indicativo. Primer estilema, que dirían los pedantes, si es que quedan. Se compadece este rasgo con la escritura, un poco a borbotones, como trazada en estado de ansiedad, que caracteriza a MPL. Así, la acción avanza a golpes y ocurrencias y los sucesos van adviniendo entre polvos “maravillosos” y gin-tonics “fascinantes”, porque ya hay que decir que MPL es un adicto al desmadre adjetival y a la hipérbole. A la hipérbole positiva, aclaro, ya que su visión del mundo es incorregiblemente optimista, a pesar de la abundancia de suicidios y asesinatos que jalonan estos argumentos. Ninguno de ellos se presenta como algo especialmente dramático; los protagonistas, haciendo gala de una no infrecuente mixtura de autismo y cinismo, siguen yendo a lo suyo: dar salida al principio del placer, que para eso es la principal misión que los homines erecti tenemos en el mundo y, si vienen mal dadas y la realidad no se acomoda a las perspectivas, es muy notable la adaptabilidad de que hacen gala: fuera de ellos el remordimiento, el reconcomio por la cagada perpetrada, la aprensión del irresoluto.  El sentimiento de culpa no tiene cabida ni vivienda en este mundo.

Sin embargo, ya se dijo que es considerable la presencia de la muerte en esta colección de relatos. Se acaban de citar los asesinatos y suicidios –a menudo gratuitos- que afloran en las historias, como si el omnipresente hedonismo necesitara una compensación tanática: el eterno tema de la fusión de contrarios, los extremos se tocan, el principio fundamental del hermetismo y de la sabiduría. Pero, como se apuntó, la muerte poco afecta al personaje prototípico de estos cuentos –hombre o mujer- dedicado fundamentalmente a la construcción de su pareja o de sucesivas parejas con las que proceder a “gloriosos” orgasmos.  Al fin, casi todos los  protagonistas tienen mucho de bon vivant y los malos ratos son siempre cumplidamente compensados. Por cierto que muchos de ellos parecen inspirados en personajes reales, cuyos nombres no siempre se enmascaran, como también son reales, o aproximadamente reales, muchos de los sucedidos que se narran en El azar erótico nos persigue.

Se hizo referencia a la mitología personal del autor, imbricada en su propia vida, que gira en torno al sexo, los bares y los artistas. Fotógrafos, escultores y, sobre todo, pintores aparecen por doquier inaugurando exposiciones, emborrachándose gustosamente y dándole gusto al cuerpo. Aunque haya mucha idealización en todo ello, se combina, a menudo, con un tono medianamente cínico y una imaginería expresionista, que a veces deriva en disparate surrealista: la iniciación sexual con una oveja, a la que el beneficiado erige una estatua que coloca en su salón, la ceramista que avienta a su horno de artesana varios de aquellos con los que se tropieza, la enormidad de lingotes de oro que aparecen en Fuendetodos o el submarino que un tal Usón compra en Cartagena y convierte en bar, con el que remonta el Ebro…

Como si quisiera buscar una base convincente para estas desaforadas historias, hay en MPL un evidente gusto por la concreción. Casi siempre se nos da el nombre y apellido de los personajes que van apareciendo y también de los espacios (bares y galerías, habitualmente) donde se desarrollan los acontecimientos y, por supuesto, de los lugares donde se ubica la acción, con especial protagonismo de la capital aragonesa, con la que el autor parece tener una relación íntima e insoslayable, pese  a su prolongada vivencia ultramarina. O a resultas de ella. Pero MPL no nos ha entregado ningún relato desarrollado en su querido Puerto Rico ni casi diría que fuera de Aragón, con sus pueblos y capitales, sí, ampliamente representados. Y, respecto a Zaragoza, tampoco falta la sátira malévola, como ese sujeto que “a través de un amigo, se afilia al Partido Nuevo Progresista y, pese a sus escasas cualidades, sube peldaños y consigue ser nombrado concejal de cultura del Ayuntamiento de Zaragoza” y que, por cierto, termina en atracador, en lo que se intuye un deje de nostalgia por su antigua función. Porque, como no podía ser de otra manera, muchas historias y hasta el mismo título no se pueden entender si no es desde la ironía.

El personaje que en estos relatos nos narra su peripecia en primera persona del presente de indicativo suele ser masculino pero también asoma un buen número de mujeres protagonistas. Unos y otros no se diferencian demasiado: suelen obrar con determinación, carecen de complicaciones psicológicas y, frecuentemente, de escrúpulos morales. En general, tienen muy poco de existencialistas y mucho de tarambanas. El paradigma sería una narración como “Pureza urbana” en la que el escritor protagonista organiza la resistencia activa (manifestaciones y secuestro del juez incluidos) contra los policías y el juez que han prohibido el ocio nocturno en Huesca y que termina felicitado y secundado por los represores arrepentidos.

Es este un libro en el que apenas hay soledad y, si la hay, es inmediatamente conjurada  a través de las inevitables  parejas, que se hacen y deshacen –incluso, si el protagonista es un duende que se va a vivir a Alquézar- con una intensidad vivencial, a veces desmentida por los acontecimientos posteriores. En ellas solamente hay un ejemplo de amor homosexual -por otra parte, frecuente entre los  artistas, que además, en este caso, no lo son sino que se trata un cura y un masón- que  termina mal, con el  asesinato del segundo por parte del primero. Como los extremos se tocan, antídoto de esa soledad son esas juergas colectivas en que concluyen muchas de las reuniones y veladas alcohólicas, vistas como el arquetipo de la felicidad. Y felicidad, para MPL, tiene todo que ver con Arte. Sea deformación profesional, después de muchas décadas como crítico, sea fe en la estética o sea, como creo que es, una apuesta vital por el goce y la belleza: en el Arte está el paraíso, el claustro materno añorado y repensado, el refugio donde todo es perdonado y, además, alcanza su sentido.

Con todo ello y leídos estos cuentos, no se puede negar que, para su autor, la vida es bella.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s