RESCATE DEL VIRTUOSO VIOLINISTA PEPE PORTA. EL HALLAZGO DE UNAS GRABACIONES FONOGRÁFICAS DE 1907

Publicado: julio 25, 2013 en Artículos
Etiquetas:, , , ,

Publicado en Diario del Alto Aragón. Número extraordinario San Lorenzo, 10-VIII-2010.

Porta, Pepe004

No recogen los diez tomos y más de diez mil páginas del Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana ni la Gran Enciclopedia Aragonesa ni otras obras recopilatorias la figura de José Porta (1890-1929), niño prodigio como violinista y conceptuado como uno de los mejores del mundo hasta que se apagó su vida cuando acababa de cumplir los treinta y nueve años.

Es sorprendente verificar como se pierde la memoria de personajes relativamente recientes que tuvieron una gran repercusión en su tiempo. En el caso del violinista de Sariñena, quizá influyera su temprana salida de España, la ausencia de grabaciones musicales que divulgaran su arte en la tierra que lo vio nacer -aunque en 1925 grabara algún disco Polydor, que no debió de llegar a España- y su corta vida. Sin embargo, ya desde muy joven los periódicos aragoneses, comentaban sus actuaciones y lo tildaban de niño prodigio. Y no sólo los aragoneses, el 14 de octubre de 1903,  el madrileño y republicano diario, El País, daba noticia de una fiesta organizada en el teatro Principal de Zaragoza por el Orfeón Zaragozano, donde figura “el precoz violinista Porta, niño de corta edad, que ha ejecutado magistralmente, difíciles composiciones musicales” y fue muy aplaudido. Tenía solamente doce años.

Venturosamente, la donación por parte de la familia Pérez Loriente de una colección de cilindros para fonógrafo permitió, una vez digitalizados, el maravilloso hallazgo de varias grabaciones caseras efectuadas por Pepito Porta en 1907*. Estos registros, junto a otros de diverso interés, han sido estudiados por el técnico de sonido Paco Aguarod, el experto en fonografía Gabriel Marro, el violinista Juan Chic y el firmante de este artículo. Muy próximamente verán pronto la luz* en un disco-libro editado por  la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, con el asesoramiento de ARPAMS (Asociación para la Recuperación del Patrimonio Aragonés Musical y Sonoro) y que será el segundo número de la colección que inició el memorable, Primeras grabaciones fonográficas en Aragón 1898-1903.

Antiguas grabaciones fonográficas

Estos registros fonográficos de Porta se efectuaron en una fiesta celebrada en septiembre de 1907 en la casa de don Leandro Pérez Esperanza, abuelo del donante de los cilindros y conocido impresor, editor, librero y teniente de alcalde de la ciudad del Ésera. En dichas grabaciones es el propio Leandro Pérez quien acompaña al piano a Pepito Porta e introduce verbalmente al artista, tal como era norma en los cilindros fonográficos. El violinista de Sariñena interpreta a Saint-Saëns, Sarasate, Bazzini, Donizetti y Chopin y, según los expertos, es un documento impagable sobre su precoz virtuosismo.

Porta, llamado casi siempre Pepito antes de su salida de España, había nacido el 3 de diciembre de 1890, hijo de un médico y una maestra que siempre alentaron su carrera musical. Su padre tocaba el piano y su abuelo paterno llegó a tocar treinta y dos instrumentos. A los cinco años, su madre  regaló a Pepito un violín de juguete. Enseguida, los Reyes Magos le trajeron otro de cinco duros y, con las nociones de solfeo que le había dado su padre, se presentó con seis años en Zaragoza, donde lo escuchó Teodoro Ballo, que vio sus extraordinarias condiciones y quedó en impartirle una clase a la semana.

Durante esa misma temporada el precoz intérprete ya llamó poderosamente la atención y empezó a considerársele un fenómeno en la Escuela de Música, de tal modo, que el padre decidió trasladarse a Zaragoza. Pepito hizo tres cursos de la segunda enseñanza con matrícula de honor, al tiempo que daba veinticinco conciertos con gran éxito. Muerta la madre, hubieron de trasladarse a casa de unos parientes y, desde entonces, afectado por amorosos virus, comenzó a fracasar en los estudios, con lo que el padre, decidió que volviera a Sariñena, donde ya tuvo que tocar “sin maestro, cuando más falta le hacía”, en palabras de Wenceslao Retana. Sin embargo, el padre solucionó el embrollo solicitando una beca a la Diputación oscense, que pidió un aval de solvencia. Trece años contaba el precoz intérprete por entonces y, sabedor de que estaba en una edad crucial, su progenitor decidió llevarlo a Biarritz, donde se encontraba Sarasate. Éste se entusiasmó con el joven prodigio y lo recomendó a la Diputación de Huesca que le otorgó una  pensión de tres mil pesetas anuales. El destino elegido fue Bruselas, donde se encontraba César Thomson (1857-1931), considerado el mejor profesor del mundo en el instrumento. Avalado por la carta de recomendación de Sarasate, el maestro lo acogió y lo guió con cariño durante tres años. Porta le correspondería obteniendo el Premio Extraordinario del Conservatorio.

En 1913 actuaba en el Casino de Bayona como primer violín y había obtenido la plaza de titular del instrumento en el prestigioso conservatorio de Lausana. Dos años más tarde, el compositor leonés Pedro Blanco (1883-1919) le dedicó (“Al notable artista José Porta”) Zambra andaluza para violín y piano, cuya segunda parte exige un gran virtuosismo al ejecutante. Por su parte, el popular semanario La Ilustración Española y Americana, en su número del 30 de enero de 1919, anunciando un concierto en el teatro de la Comedia del notable violinista Manuel Quiroga recuerda “a los eminentes virtuosos en el apogeo de su fama; él y Pepe Porta, que seguramente seguirá arrastrando en París su vida de bohemio, son los dos violinistas, españoles más seguros, más propios, más artistas…”

Otra prueba de su extraordinario crédito como intérprete lo constituye que le fuera encomendado por Igor Stravinski, el estreno de Historia de soldado, para violín y clarinete, junto a dos virtuosos tan brillantes como él, el valenciano José Iturbi y Edmond Allegra, acontecimiento que se produjo el 11 de noviembre de 1919.

Pepe Porta, sin dejar la cátedra que ocupaba en el Conservatorio de Lausana, daba conciertos por toda Europa y, de vez en cuando, volvía a España, como hizo en las Navidades de 1922-1923 en las que actuó en Madrid, mientras el 4 de enero lo hacía en el Teatro Principal de Huesca. En 1925 grabó con Polydor los caprichos de Paganini, grabaciones hoy, prácticamente, inencontrables. En octubre de 1929 la Conferencia Internacional del Trabajo lo invitó, en su sede de Ginebra para ejecutar piezas de Pedrell, Granados y Nin.

Sería una de sus últimas actuaciones. El 11 de diciembre de dicho año el prestigioso diario El Sol, publicaba la siguiente nota: “Por noticias particulares se sabe que el famoso violinista aragonés Pepito Porta ha fallecido en Suiza, donde dirigía una orquesta. La noticia ha causado un general sentimiento”.

*Ya la vieron, con notable pasotismo por parte de sus naturales receptores, salvando la presentación en la Biblioteca Nacional, que fue muy lucida.

*V. https://javierbarreiro.wordpress.com/2013/05/03/wenceslao-retana-huesca-1907-vista-por-su-gobernador/

Porta, Pepito002

Anuncios
comentarios
  1. José Luis dice:

    Asombroso el paralelismo con el sevillano José Font en los inicios de de la carrera de ambos… y en el olvido de ambos, por no decir de algunas fotografias….

    joseluisanve@yahoo.es

  2. John Maltese dice:

    Where can I purchase this recording? I have two Polydor recordings of Porta, and would love to hear these.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s