la-dolores-3

(Publicado en Aragón Digital, 18-21 de noviembre de 2016)

Ningún nombre más apropiado que el de cantina para este pequeño establecimiento que desde hace bastantes años figura en el número 54 de la tan zaragozana calle de Heroísmo, allí donde se cruza con la tan española calle de la Reconquista. En efecto, en él se conserva la muy humana y humanística costumbre de cantar y cualquiera que tenga ganas de hacerlo se encontrará con un público atento y un virtuoso acompañante a la guitarra e, incluso, al arpa, como es su propietario, Fernando Saló, uno de los componentes del venerable grupo Añoranza. En ocasiones, se unen al acompañamiento, Jesús Marco “El Comandante” y Andrés Yus, las otras guitarras del conjunto. Más raramente, aparece Lucho Murillo, la voz del grupo.

Los visitantes primerizos suelen experimentar una risueña sorpresa cuando comprueban cómo en el centro de Zaragoza se erige un lugar de convivencia feliz y bullanguero en el que, únicamente con el acto de traspasar su umbral, uno se convierte en amigo de todos. Imposible presenciar allí una bronca y la bullanga sólo cesa cuando alguien lanza los sonidos de su garganta al aire. El respeto al artista se impone a la pulsión de conversar a gritos, tan característica del homo aragonensis. Más, cuando penetra en una entidad expendedora de bebidas.

Como muchos zaragozanos saben, a La Dolores la flanquean –y a menos de cincuenta metros- dos locales donde también el canto es protagonista: El Garito de Gareta, en la calle del Rincón, bocacalle de Heroísmo, que toma el nombre de su propietario Jesús Gareta, hombre amante y entregado a la jota y que con su guitarra acompaña cualquier género de canto. Quien quiere prolongar la madrugada –abre a las 11 de la noche- tiene allí su más seguro lugar de esparcimiento y disfrute. Al otro lado de La Dolores, La Cepa Dorada al principio de la calle del Asalto, casi pegando a la Plaza de San Miguel, conserva clientes con costumbres cantarinas y guitarras a su disposición aunque, a veces, es su propietario, Víctor, soriano irreductible, apasionado por el folclore hispanoamericano, quien rasguea el instrumento. Es cierto que en los últimos años, el público con costumbres canoras está siendo sustituido por otro más juvenil.

Bastantes de los visitantes de la ciudad a los que he conducido a estos locales me han comunicado su encantamiento con estos lugares y, también, la envidia de que en sus localidades de residencia no exista nada parecido y, siempre que vuelven a Zaragoza, suelen reclamar su ración de canto espontáneo y jaranero.

Disfrutemos, pues, del privilegio y añadamos un nombre menos conocido de otro garito nocturno muy similar a estos, en especial, al de Gareta, pues sólo abre por las noches y, ahora, no todos los días de la semana. Se trata de El Rincón Humilde, ubicado en un muy modesto edificio frente al Hotel Pedro I en la ciudad hermana de Huesca. Poco conocido, sigiloso y altamente pintoresco, la experiencia, también celebrada por muchos a quienes se lo he hecho conocer, merece un viaje ex profeso a la capital del Ésera.

Este escrito debe ir dedicado al periodista Raúl Lahoz, incondicional y asiduo visitante de estos parajes y que, aunque los conoció bastante después que quien firma, como persona agradecida, les dedicó un artículo, hará ya, por lo menos, un lustro. 

grupo-anoranzaFotos: Arriba, Fernando Saló, Jesús Marco y Andrés Yus en la época actual, a la puerta de La Dolores.

Abajo, el Grupo, Añoranza al completo: Andrés, Fernando, Lucho y Jesús. Imagen del archivo de Rafael Castillejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s