LOS QUE NO PAGAN

Publicado: enero 22, 2016 en Artículos
Etiquetas:, ,

(Publicado en Aragón Digital, 19-20 de enero de 2016)

Proselitismo

Una de las razones de la lenidad de este país es la tolerancia  con los desahogados que deciden que es más rentable no pagar lo que se debe que hacerlo. Un elevado contingente de ciudadanos vive de eso. Y vive toda su vida.

Una buena parte de la sociedad los admira y otra los disculpa: son listos, burlan al poder, a los usureros, a los bancos, saben buscársela… En Iberoamérica el fenómeno se incrementa. Si quienes mandan roban, cómo no va defenderse de ello el ciudadano esquilmado, imitando esa conducta. Recordemos al ingeniero interpretado por Darín, convertido en héroe popular en el film Relatos salvajes.  En un mundo corrupto, “quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón…”, piensan; o aducen pretextos parecidos. Además, por allí se considera normal la mangancia de quienes ostentan cargos públicos, siempre que el monto no sea escandaloso: “¿Es que usted no lo haría?”, suelen preguntarte los taxistas, dejándote en la tesitura de quedar como un hipócrita si la respuesta es negativa.

En España, donde la gente cree que ser de izquierdas es tildar de fascista a quien no coincide con tus ideas o – lo que es peor, actitudes-, no es extraño que, por un lado, se considere una estupenda habilidad, empalmar la electricidad del cable común para no pagarla; engañar de mil formas al seguro que, por su parte, cobra a los honrados lo que burlan y se descargan los delincuentes; esconder al fisco los ingresos, alquilar un local, no pagar jamás y, cuando te desahucian, vender lo que había dentro y destrozar lo que no se puede vender -¡cuántos que se dicen hosteleros  llevan décadas haciendo eso, de un sitio para otro! Sin embargo, aquí son  los héroes quienes, llorosos, afrontan un desahucio, no los que quedaron sin adquirir propiedades porque su prudencia les indicó que, seguramente, no podrían pagarlas. Independientemente, de la indignidad de las leyes hipotecarias, ya denunciadas por Europa.

En cuanto a quienes se han hecho ricos robando, cuando les pillan algo, lo más que afrontan es alguna breve estancia en la cárcel, para despistar y siempre menor que la de aquél que ha robado un poco. El Derecho, que no la justicia, parece estar pensado para ellos. Cuando se libran de la leve sentencia, suelen fundar un partido político (Ruiz Mateos, Jesús Gil, Mario Conde…), que, luego, el pueblo vota, unas veces más y otras menos, pero siempre hay seguidores que consideran que desafiar al estado no es desafiar a la comunidad. ¡Qué lejos de los viejos anarquistas que querían destruir el estado pero que nunca se hubieran permitido robar a un igual o a un inferior!

No es lo mismo el moroso, que se retrasa por necesidad pero quiere pagar, que quien tiene en su cabeza el objetivo de que todo le salga por la cara. Los estafados han de recurrir a recursos como publicar un pasquín en la escalera: “Los del 3º B deben al electricista 1300 euros” o, como he visto en algún bar, colocar un folio frente al mostrador bajo el epígrafe de “Persona Non Grata”, con la fotografía de una señorita sentada en la barra con aspecto de borrachuza, mientras de su boca, sale un bocadillo que reza: “Yo no pago, ja, ja, ja”.

Por cierto, que la lenidad se extiende a otros delincuentes más tradicionales, como los carteristas, que pueden ser detenidos doscientas y trescientas veces. Los apuntan en la concurrida hoja de col y vuelven a la calle. Como han vuelto los Roldán, Conde, Urralburu mientras otros como los Juan Guerra, Colón de Carvajal, Javier de la Rosa, Galeote, Naseiro, Sarasola, Félix Millet, Pujol…, no han dejado de pisarla por gruesas que hayan sido sus fechorías.

Por eso, parece higiénica la tan largamente demorada medida del Ministerio de Hacienda de publicar los nombres de los grandes defraudadores. Aunque vaya usted a saber. A lo mejor pasan a la historia como héroes del pueblo. 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s