¡ME GUSTAS MÁS QUE UN POLLO CON TOMATE! EL PIROPO Y SU ADOBO

Publicado: junio 9, 2015 en Artículos, Literatura
Etiquetas:, , , ,

Calvo, José Luis, La palabra inflamada

No es la microsociología ciencia que en España haya tenido demasiada fortuna, sobre todo si nos fijamosen los países de su entorno. Disciplina es que necesita de saberes muy diversos, método aquilatado y paciencia franciscana, lo que no sobra en estos predios pero, de vez en cuando, surgen obras, como ésta de José Luis Calvo, que nos permiten comprobar la riqueza de sus aportaciones.

El piropo, flor en extinción, constituyó hasta no hace tanto una suerte de divisa que proclamaba la entrada en la edad adulta de quien lo manejaba, y su oportunidad, gracia, singularidad y creatividad expresiva daban cuenta de las habilidades sociales de su factor. La palabra y la chispa coloquial eran entonces instrumentos mucho más importantes en la sociabilidad de lo que puedan serlo, en un tiempo en el que la conversación ha perdido leguas de terreno en la escala de las valoraciones personales y la cultura popular de carácter oral anda en desbandada.

Por descontado que, en la obra de José Luis Calvo, se hace hincapié en los aspectos burdos, degradantes y denotativos de la represión profunda que el piropo implicaba y que son cosa supuesta. El componente de espontaneidad que pudiera poseer, aún difícilmente cuantificable, resulta complicado de valorar, dado el carácter efímero y verbal del mismo, por eso, el libro se detiene especialmente en el piropo literario con un exhaustivo repaso a sus manifestaciones. Abundan las observaciones agudas como las que lo relacionan con el graffiti, su vinculación con el sexo oral o el fetichismo, y su relevancia para desvelar los códigos de las diferentes sociabilidades que el devenir histórico ha propiciado. En todo caso, el catálogo que nos ofrece el autor respecto al tema y sus matices es exhaustivo y repleto de sugestiones y excursos interdisciplinares.

Uno de los epígrafes del libro, “En el país de la agudeza”, vincula al piropo con esa chispa verbal que tan bien se reflejaba en otra práctica social prácticamente desaparecida, la del apodo, y, asimismo, con el subgénero del apotegma, tan popular en la literatura miscelaneica de los Siglos de Oro. Pero también con la figura del fanfarrón de la comedia clásica que, desde el siglo XV al XX, tuvo su lugar, especialmente en nuestro teatro. Igualmente aguda resulta su puesta en relación con la invectiva, otro de los terrenos en los que la literatura española resulta igualmente brillante, y que tiene uno de sus puntos cimeros en la conocida letanía de improperios adjetivales que Pedro Saputo escupe a una vecindona. De cualquier modo, aquí no puede darse mas que una leve muestra de todas la inteligentes aproximaciones que La palabra inflamada afronta.

López de Haro, Piropo001Calvo Carilla se detiene especialmente en el siglo XX y el catálogo de autores que trata supera cumplidamente el centenar. Quizá sea Arniches el autor que con más profusión, gracia y hasta capacidad de autocuestionamiento ha dado entrada en su obra al piropo. En otra tesitura, Ramón Gómez de la Serna vertió su ingenio en su disquisición, lo mismo que hicieron otros vanguardistas. Muy poco tiempo antes, los combatientes de –y contra- la España castiza, con Noel, Solana y López Pinillos a la cabeza, nos había dado vívida versión, que tendría su resurgimiento en la España de postguerra, a la que tantas cosas en trance de extinción le tocó – para mal – revivir. De todo ello se ocupa este libro, sin que falte la incursión metafísica a la que el subtítulo alude.

Cursi, castizo, humorístico, bestial o entrañable, el piropo aparece tratado en todos sus matices históricos, lingüísticos, literarios y, sobre todo, sociales, con la amenidad que en sí mismo el tema ofrece y que se adoba con multitud de citas textuales que, además de dar cuenta del enorme esfuerzo de documentación, hacen la lectura grata y jocunda. Todavía querríamos más, por ejemplo, una visión del piropo en Hispanoamérica, donde en su vertiente negativa puede tomar tonos más soeces, aunque nunca tan broncos, como en España. Como contraprestación, el piropo literario alcanza cimas excelsas, como en aquel “Soneto de tus vísceras” del argentino Baldomero Fernández Moreno.

José Luis Calvo nos asegura que en este fin de siglo hemos asistido al óbito de esta manifestación y la galopante entrada de un país como el nuestro en la esfera de lo “políticamente correcto” parece certificarlo, aunque también se anunciaba hace una centuria la muerte de Dios sin que la predicción se haya confirmado para satisfacción de unos y disgusto de otros. Nos queda, sin embargo, el piropo en privado que, me temo, también anda en retirada y que, como cantaba algún texto de la publicidad de antaño, gratifica “tanto a los feos como a las bellas”. Ahora que tantas de éstas han tomado la iniciativa, no me resisto a recordar los versos llenos de fálico ardor que la Casilda de Peribáñez y el comendador de Ocaña dirije a su enamorado:

… No hay pies con zapatos nuevos ¡Cuidado con los 50!

Como agradan tus amores;

Eres entre mil mancebos

Hornazo en Pascua de Flores

Con sus picos y sus huevos.

Pareces en verde prado

Toro bravo y rojo echado;

Pareces camisa nueva

Que entre jazmines se lleva

En azafate dorado.

Pareces cirio pascual

Y mazapán de bautismo

Reseña del libro de José Luis Calvo Carilla, La palabra inflamada. Historia y metafísica del piropo literario en el siglo XX, Barcelona, Península, 2000. 283 páginas. Publicada en Trébede nº 45, diciembre 2000, pp. 61-62.

*La partitura del tango de Villoldo, “¡Cuidado con los 50!” hace alusión a la multa de cincuenta pesos -una cantidad muy elevada- que la Municipalidad de Buenos Aires instituyó en 1907 para los piropeadores callejeros y que, al poco, hubo de revocar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s