CeroCeroCero. La investigación de Saviano en torno al tráfico de cocaína

Publicado: mayo 25, 2014 en Artículos
Etiquetas:, , , , ,

Reseña del libro:  Alberto Saviano, CeroCeroCero, Barcelona, Anagrama, 2014. 494 páginas.

Publicada en literaturas.com, abril 2014.

Savinio, Albero_CeroCeroCero001

Desde que Robert Sabbag contara en 1976  la historia de Zachary Swan, un ejecutivo neoyorquino  que hizo una vertiginosa carrera como traficante (Ciego de nieve. Traficando con cocaína, traducción española de 1990), nadie había investigado con tanta minuciosidad los entresijos del tráfico de la droga sintética más consumida. Sin embargo, no ha logrado Savinio alcanzar el mismo nivel de su espectacular Gomorra con este alegato sobre la coca. Y se nota que lo ha intentado con todas sus fuerzas, incluso con todas las de sus casi quinientas  páginas, siempre legibles, casi siempre interesantes y. muchas, ilustrativas pero, quizás, faltas de intensidad efectiva aunque pueda lograrla por acumulación. Hay un excesivo intento de êpater desde las primeras páginas, donde se viene a asegurar que desde el camarero que nos sirve el vermut, hasta el  ama de casa que vemos en el supermercado, pasando por el ebanista que nos arregla la biblioteca, el mecánico que nos descoloca con la factura de la revisión del Audi o el pastelero que nos vende el roscón, andan esnifados hasta las orejas. La coca es la auténtica protagonista del mundo contemporáneo. Pero, si uno tiene los vecinos -por cierto, estupendos- que tengo yo, no puede por menos de ponerlo en duda aunque conozca un buen puñado de contemporáneos al que gusta terminar sus juergas con ella.

Los datos que el libro nos proporciona, especialmente sobre los carteles mejicanos y sus dirigentes, son casi siempre precisos y muy puestos al día, como hemos podido comprobar recientemente con la captura del  Chapo Guzmán, líder desde hace décadas del hegemónico cartel de Sinaloa, detención de la que, por cierto, Savinio ha dejado caer que puede haber sido consentida o pactada; la relación de los nombres de capos, gente maldita y amigos del despellejamiento, la decapitación y la muerte gratuita, que nos ofrece, son de agradecer y, sobre todo, su convicción de que no son cuatro, siete o diez malísimos, los malvados de que se reúnen para controlar el mundo sino que la cosa es más aleatoria e imprevisible, por más que los carteles se hayan convertido en auténticas multinacionales. Pero en CeroCeroCero también encontramos datos que nos permiten contextualizar mejor asuntos como los recientes sucesos de Ucrania o la todavía más reciente confirmación de la muerte de El Chayo, líder autodenominado de Los Caballeros Templarios. La información es tanta y tan reciente –se refiere a varios sucesos acontecidos en el segundo trimestre de 2013- que parece indispensable -y ojalá se solvente en las venideras ediciones-  un índice onomástico.

Méjico, Colombia, Italia y la mafia rusa son los centros de la investigación de Savinio aunque las tramas de la distribución y blanqueo son tan complejas que no hay lugar del mundo al que no lleguen, incluyendo África y Oceanía.  Y la importancia de esta segunda trama es hoy mayor que la de la venta, por más que esta ande siempre en expansión y no dependa de las fluctuaciones de la demanda, además, a la espera de que llegue el momento  en que el trabajador chino pueda permitírsela. Estimable es también la información de que hoy día “la bolsa mundial de la coca ejerce su actividad en el mayor mercado de importación: antes Ámsterdam, ahora Madrid”. España es el lugar donde confluyen los mayores compradores, encabezados por las mafias italianas.

Es verdad, pues, que la información es casi exhaustiva, el estilo muy periodístico y la narración ágil. Las anécdotas -en general, terribles pero también grotescas o patéticas- dan argumento para cientos de tramas negras para el cine o la literatura. Sorprende enterarse de los centenares de “narcosubmarinos”, a menudo construidos en astilleros de la selva pero también por un ingeniero particular en su finca de Galicia, que cruzan los mares; cómo las “mulas” (hombres y animales portadores de coca en su estómago), se someten a entrenamiento y dietas previas para poder atravesar con menor peligro los controles. Angustia saber que los asesinos ejecutantes de los carteles están formados en parte por exkabiles (soldados de las fuerzas represoras del pueblo guatemalteco) y de su organización y métodos se nutren sus técnicas de información y tortura. Y que, por otro lado, estos ejecutores se encomiendan, sincera y supersticiosamente, a Jesús Malverde, patrón de los narcos y figura que cualquier visitante de Méjico ha tenido oportunidad de conocer y hasta de comprar sus amuletos en mercadillos populares.

Los datos y cálculos de Savinio le llevan a asegurar que son 13 millones el número de europeos que han esnifado alguna vez. Los europeos somos 500 millones y, si contamos con Rusia, 750, lo que querría decir que, poniéndonos en la primera cifra, las hipérboles del principio quedarían en que es un escaso 4% ha tenido acceso a ella. Otra cosa evidente es que entre las clases dirigentes este porcentaje se dispararía.  

En suma, según Savinio, el poder de los carteles ha engendrado el mundo moderno, que podría definirse como el reino del narcocapitalismo  y, aunque sólo se refiere muy escuálidamente a ello en las páginas finales, la única solución –como confirma el éxito de la abolición en los USA de la Ley seca– sería la legalización: “Porque va a golpear allí donde la cocaína encuentra su terreno fértil: en la ley económica de la oferta y la demanda. Agostando la demanda, todo lo que está en su origen se marchitaría…”

Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s